mapa del sitioalfabeta.net respondeescríbanos..actualización de archivos y otros servicios...Página de InicioManual FarmacéuticoManual Farmacoterapéutico (Argentina - Chile)Obras SocialesSuscripciones on lineLibros
alfabeta.net
 Ultima actualización: 31/07/2014
Laboratorios Ceade
Manual Farmacéutico On Line 
Nuestros Productos
Suscripciones
Libros 
Bolsa de Trabajo
Agenda Farmacéutica
Direcciones y Teléfonos Utiles
Afecciones más comunes
Clasifarma
Informes de Precios On Line
Consultas mas Frecuentes
Disposiciones de la ANMAT
Interacciones
Vacunas
Fitoterapia
Investigación de mercado
Quienes Somos
Otras Afecciones
Acné
Alopecia
Celulitis
Conjuntivitis
Constipación
Dermatitis del Pañal
Dismenorrea
Dolor de Cabeza
Dolor de Espalda
Gripe
Hemorroides
Hiperhidrosis
Obesidad
Osteoporosis
Pediculosis
Pie de Atleta
Resfrío Común
Trastornos del Sueño
Sinusitis
Urticaria
Várices
Várices

Definición
Clínica y diagnóstico
Etiología
Prevención y tratamiento
Rol del farmacéutico
Cuándo acudir al médico

DEFINICIÓN

Las várices son aquellas venas que se presentan abultadas por debajo de la piel (en miembros inferiores), son venas subcutáneas dilatadas y tortuosas que han perdido capacidad de mantener el flujo sanguíneo en un solo sentido por mal funcionamiento de las válvulas. Esto provoca un estancamiento de sangre, causando dolor y complicaciones.

CLINICA Y DIAGNÓSTICO

Clínica

Este tipo de insuficiencia venosa puede afectar del 30 al 40% de la población. Para iniciar un tratamiento se deberá realizar un examen clínico y físico, con una exploración hemodinámica por eco-doppler. El cuadro clínico es variado, pueden presentarse desde pacientes asintomáticos (por una cuestión de estética) hasta aquellos con graves trastornos tróficos.

Las várices pueden clasificarse, según tamaño, en:

• Várices pequeñas: aquellas que producen un sensación de pesadez y cansancio en las piernas. (Sólo se presentan por un problema estético).
• Várices medianas: aquellas que pueden provocar flebitis superficiales y dolorosas.
• Várices grandes: aquellas que se manifiestan con fuertes dolores, úlcera y trombosis.

La clasificación según tipos de várices es:

• Telangiectasias: son aquellas venas diminutas que no se ven a simple vista, pero cuando se dilatan producen pequeñas "telarañas" de color violeta. Generalmente esta tendencia es hereditaria.
• Várices: son aquellas venas subcutáneas que se encuentran dilatadas y tortuosas.
• Insuficiencia venosa crónica: son aquellas várices que transcurren sin tratamiento provocando complicaciones, como úlceras.

Diagnóstico

El diagnóstico de las várices se debe realizar con el paciente de pie, en un ambiente muy bien iluminado. Se examina localización y tamaño.

Las pruebas que se realizan son:

• Maniobra de Trendelemburg: observación de insuficiencia valvular del cayado de las venas safenas interna y externa.
• Maniobra de Perthes: se observa permeabilidad del sistema venoso profundo.
• Maniobra de Pratt: para explorar la insuficiencia de las perforantes.
• Fluxometría Doppler: se utiliza ultrasonidos para valorar la permeabilidad y funcionamiento del sistema venoso.
• Duplex Scaning: complementa la información por doppler con ecografía.
• Pletismografía: se valora la permeabilidad y distensibilidad de las venas.
• Flebografía convencional: se usan medios de contraste en el sistema venoso profundo para obtener información de su permeabilidad.
• Flebomanometría.
• Flebografía radioisotópica: se usa para el diagnóstico de la enfermedad tromboembólica.

ETIOLOGÍA

Las várices, denominadas técnicamente como "insuficiencia venosa", constituyen un problema actual en crecimiento.

En su aparición pueden incidir una serie de factores tales como:

• sexo y edad: las mujeres tienen mayor predisposición por influencias hormonales
• exceso de peso: como obesidad y embarazo
• cambios hormonales: por uso de anticonceptivos orales y estrógenos sustitutivos
• uso de medias ajustadas y fajas
• factores genéticos: la tendencia familiar es una de las causas más importantes para desencadenar las várices
• el estilo de vida moderno, que incluye permanecer largas horas sentado o muchas horas de pie en el lugar de trabajo, vida sedentaria y una alimentación inadecuada, puede disparar una insuficiencia venosa

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Prevención

Algunas recomendaciones para prevenir y aliviar los síntomas incluyen:

• Evitar el uso de calzado con tacones altos o demasiado plano, o ropa muy ajustada.
• Pueden utilizarse vendas elásticas compresivas.
• Realizar duchas calientes en las piernas (a 38ºC), seguidas de duchas frías, alternando unos minutos de calor con otros de frío.
• Realizar una dieta balanceada, pobre en calorías y rica en fibras.
• Evitar una permanencia prolongada de pie sin moverse o estar sentado durante mucho tiempo con las piernas cruzadas.
• Hacer breves caminatas.
• Realizar masajes, con las piernas en alto, desde el tobillo hasta la rodilla.
• Evitar los ambientes con altas temperaturas.
• Elevar las piernas al mediodía durante media hora, aproximadamente.
• Dormir con los pies ligeramente levantados.
• Practicar ejercicio físico.
• Acudir al médico, quien evaluará el caso e indicará el tratamiento y la medicación adecuados.

OBJETIVO DEL TRATAMIENTO

La terapéutica de la insuficiencia venosa y de las várices o sus complicaciones (tromboflebitis, rotura de un nódulo varicoso, ulceración) está dirigida a evitar la progresión del estancamiento sanguíneo en los vasos alterados, favoreciendo el drenaje venoso normal y la adecuada oxigenación de los tejidos.

No sólo es importante un buen tratamiento, sino que es fundamental la prevención.

Para su tratamiento, existen fármacos antivaricosos-flebotónicos que permiten aliviar de manera efectiva las molestias provocadas por la patología e incluso pueden prevenir el progreso de la enfermedad. Mejoran y tonifican las paredes venosas alteradas, mejorando la circulación sanguínea. Sin embargo, estos fármacos sólo pueden ayudar a largo plazo si son tomados regularmente y en las dosis adecuadas.

Estudios recientes señalan que ciertos productos vegetales tienen efectos benéficos sobre el sistema venoso y ayudan a combatir la insuficiencia venosa crónica. El ejemplo de mayor impacto es probablemente el del castaño de Indias.

Actualmente, el extracto seco de la semilla del castaño de Indias (más precisamente uno de sus componentes activos, la escina) se usa con éxito para el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica. La escina tiene efectos antiedematoso (evita la hinchazón), antiinflamatorio y antiexudativo. Aumenta el tono vascular, ya que favorece una elevación de la resistencia y reduce la permeabilidad capilar en el sistema circulatorio de los miembros inferiores. Alivia el dolor de piernas, el prurito y la sensación de fatiga y tensión. Así se previenen las complicaciones de las várices, como los trastornos en la piel y en el tejido celular subcutáneo.

El uso de productos vegetales estandarizados y preparados con un estricto control de calidad representa uno de los grandes logros de la industria farmacéutica actual.

Los principios activos, y sus asociaciones, disponibles en el mercado para el tratamiento de las várices, son los siguientes:

• Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum). Gotas, comprimidos y cápsulas.

Venotrófico natural. Antiinflamatorio de la pared venosa. Fleboconstrictor. Antiedematoso. Capilaroprotector. Aumenta la resistencia vascular y reduce la fragilidad y la hiperpermeabilidad capilar. Antivaricoso. Antihemorroidal.

• Extracto estandarizado de semillas de Castaño de Indias. Cápsulas.

Agente venoterapéutico. Medicamento a base de plantas tradicionalmente utilizado en las manifestaciones subjetivas de la insuficiencia venosa como pesadez de las piernas, hinchazón y calambres nocturnos.

• Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum)-Rutina. Gotas.

Agente venoterapéutico.

• Bamethan. Grageas.

Flebotónico. Antivaricoso. Antiedematoso. Antiinflamatorio del sistema venoso.

• Bametano-ß Escina. Grageas.

Antiinflamatorio y restaurador del tono venoso.

• Bametano-Esculina-Piroxicam. Comprimidos.

Antivaricoso. Vasculoprotector. Analgésico. Antiinflamatorio. Antiedematoso.

• Bametano-Troxerrutina. Comprimidos.

Flebotrópico. Antivaricoso. Antihemorroidal.

• Buflomedil-Diosmina. Comprimidos.

Vasodilatador periférico. Venotónico.

•  Diosmina. Comprimidos y crema.

Insuficiencia venosa crónica. Flebotónico. Antivaricoso. Alteraciones cutáneas-venosas.

• Diosmina-Aminobenzoato de etilo. Comprimidos y crema.

Flebotónico, antivaricoso y antihemorroidal de uso tópico. Flebotónico. Capilaroprotector.

• Diosmina-Hesperidina (flavonoides). Comprimidos.

Venotónico. Vasculoprotector. Ejerce una acción en el sistema vascular de retorno, a nivel de las venas: disminuye la distensibilidad venosa y reduce la éstasis venosa, a nivel de la microcirculación: normaliza la permeabilidad capilar y refuerza la resistencia capilar.

• Escina. Gel.

Antiedematoso. Flebotónico. Antivaricoso.

• ß-Escina-Ester del Acido Etilenglicólico Monosalicílico-Heparina. Gel.

Normaliza la permeabilidad capilar aumentada, inhibe la formación de edemas favoreciendo su reabsorción y aumenta el tono venoso por acción de la beta-escina; activa la fibrinolisis y la resolución de hematomas por acción de la heparina; tiene propiedades queratolíticas y analgésicas conferidas por el derivado salicílico.

• Escina-Fosfolípidos-Rutina. Cápsulas.

Tonificante venoso capilar.

• Escina-Fosfolípidos-Heparina. Gel.

Flebotrópico. Antiedematoso. Antiinflamatorio.

• Escina-Hesperidina. Grageas.

Antiedematoso. Flebotónico. Reductor de la éstasis venosa. Protector capilar.

• Escina-Troxerrutina. Comprimidos.

Antiedematoso. Antiinflamatorio del sistema venoso.

• ß-Escina-Vitamina B1. Gragea.

Venotónico. Antivaricoso. Antihemorroidal.

• Extractos de Centella Asiática-Melilotus-Hamamelis-Uva Ursi-Rusco-Cáscara de Limón. Cápsulas.

Activa, refuerza y fortifica la circulación en las venas de los miembros inferiores disminuyendo la pesadez de las piernas.

• Extracto de Ruscus aculeatus (22% de heterósidos esterólicos)-Hesperidina metilcalcona-Vitamina C (ácido ascórbico). Cápsulas.

Vasculoprotector. Venotónico.

• O-(ß-hidroxietil)-rutósidos. Comprimidos, gel y sobres.

Flebotrófico. Antivaricoso. Acción selectiva sobre la microcirculación.

• Hidroxietilrrutósido-Vitamina A. Crema.

Dermoplástica. Flebotrófica. Desinflamante.

• Hidrosmina (O[B-hidroxietil] Diosmina). Cápsulas.

Venotónico. Antivaricoso. Es un preparado flebotónico capaz de desarrollar un efecto activador en la circulación de retorno. Está constituido por una única sustancia química, la hidrosmina, principio activo que ha demostrado poseer tanto propiedades protectoras sobre la resistencia capilar, como acciones favorecedoras sobre la hemodinámica venosa. Normaliza la éstasis vascular de retorno y disminuye el riesgo de extravasación inherente a una permeabilidad capilar acrecentada.

• Leucocianidol. Comprimidos.

Flebotónico: incrementa el tono venoso por su acción agonista noradrenérgica. Vasculoprotector: impide la desnaturalización del colágeno vascular; aumenta así la resistencia venosa y disminuye la permeabilidad capilar; favorece el drenaje linfático.

• Naftazona-Rutina. Comprimidos.

Antivaricoso y antihemorroidal.

• Oligómeros procianidólicos. Grageas y comprimidos.

Protector venoso y capilar, venotónico. Antivaricoso.

• Polisulfato de mucopolisacárido. Gel y pomada.

Inhibe la inflamación, tiene un marcado efecto antitrombótico y antiedematoso y activa la irrigación sanguínea local. Alivia rápidamente el dolor y disminuye la sensación de tirantez y de piernas pesadas, tumefacciones y derrames. Estimula la regeneración del tejido conjuntivo.

• Polvo de ajo-Rutina. Comprimidos.

Antivaricoso.

• Troxerrutina. Comprimidos.

Flebotrópico. Antivaricoso. Acción selectiva sobre la microcirculación.

• Tri-hidroxi-etil-rutósido (Troxerrutina)-Ascorbato de Magnesio. Comprimidos.

Mejora la éstasis venosa. Protege el endotelio vascular. Corrige la fragilidad de la pared capilar. Disminuye la viscosidad sanguínea.

LO QUE EL FARMACÉUTICO DEBE SABER

• características y diferentes tipos de várices
• antecedentes familiares
• si la paciente se encuentra embarazada y cuántos partos tuvo, ya que la posibilidad de insuficiencia venosa es mayor
• si toma anticonceptivos orales, porque pueden producir agravación de las várices
• si presenta hemorroides, hernias o prolapsos, que se relacionan con la debilidad del tejido conjuntivo
• actividad laboral
• si ingiere bebidas alcohólicas, café o si fuma
• si realiza alguna actividad deportiva
• considerar la posibilidad de alguna reacción adversa a algún componente del producto elegido para el tratamiento
• consumo de otros fármacos

Lo que puede aconsejar:

• existencia de los distintos productos para el tratamiento y prevención de las várices
• uso correcto y cumplimiento del mismo
• no automedicarse

CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO

• si presenta várices con: dolor, alteraciones cutáneas y hematomas
• si tiene flebitis (inflamación de una vena), úlcera varicosa (presentándose generalmente en la cara interna de la pierna, a la altura del tobillo)
• si se produce sangrado de las várices (varicorragias)
• si el paciente desea realizarse una operación por cuestión de estética o para la iniciación de un tratamiento
• si se observan reacciones adversas a los productos destinados para el mismo

Alfabeta SACIFyS · Melián 3136 · (C1430EYP) · Ciudad de Buenos Aires · Argentina · Tel (5411) 4545-2233 · Mail: info@alfabeta.net
El contenido de este sitio se halla protegido por el derecho de propiedad intelectual, encontrándose prohibida su reproducción y distribución total o parcial por el medio que sea.