Navegación horizontal Página de Inicio Manual Farmacéutico Manual Farmacoterapéutico (Argentina - Chile) Obras Sociales Suscripciones On-Line Libros
 
 

Suplementos dietarios: Lecitina de Soja y Carnitina

Lecitina

La lecitina está presente de forma natural en nuestro cuerpo.

Se trata de un compuesto graso que tiene un enorme valor por su acción sobre los lípidos del organismo, especialmente en la sangre, ya que juega un papel importante en el metabolismo de la grasa. Está presente en todas las células de nuestro cuerpo y es esencial para la estructura de los tejidos nerviosos y para el correcto funcionamiento de las glándulas.

El cuerpo humano puede producir la lecitina cuando la dieta contiene los componentes adecuados (cereales integrales, aceites no refinados y prensados en frío, huevo, frutos secos, germen de trigo, hígado); se fabrica en el hígado, pasa al intestino y se absorbe por la sangre.

Lecitina de soja

Se obtiene a partir del contenido graso de la soja y posee interesantes propiedades nutritivas y terapéuticas.

Se trata de un complemento dietético que pertenece a un grupo de sustancias semejantes a las grasas denominadas fosfolípidos. Los fosfolípidos son una mezcla compleja de grasas y ácidos grasos esenciales, además de fósforo y dos importantes vitaminas del grupo B como son la colina y el inositol.

Propiedades

Ayuda a mantener en suspensión el colesterol presente en sangre, impidiendo que se deposite en las paredes arteriales y venosas. La lecitina forma también parte de la estructura de la pared de las células y aporta un antioxidante importante: la vitamina E, además de fósforo.

Los ácidos grasos esenciales de la lecitina facilitan la solubilización y el transporte del colesterol, la fosfatidilcolina reduce la absorción intestinal y estimula la capacidad del organismo para eliminarlo. Parece tener, además, una acción selectiva sobre las lipoproteínas que transportan el colesterol en la sangre: reduce los niveles altos de las lipoproteínas LDL, a la vez que eleva el nivel de las lipoproteínas HDL, que propician la eliminación del exceso de colesterol celular.

Además de esta función básica, son reseñables otras propiedades de la lecitina de soja. Facilita una digestión de las grasas más rápida y completa, así como su absorción intestinal. Al emulsionarlas, favorece la movilización de los depósitos de grasa acumulados en los tejidos. Ayuda también a la digestión y absorción de las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) y de los lípidos. Contribuye a la salud de la piel, por mantenerla elástica e hidratada.

La lecitina mantiene la buena transmisión de los impulsos nerviosos, por lo que se valora como reconstituyente para el sistema nervioso, y ayuda a mejorar la memoria y el rendimiento intelectual. La fosfatidilcolina de la lecitina, importante en la formación y mantenimiento de neurotransmisores cerebrales entre las neuronas, ejerce una importante acción sobre cada una de las etapas de la memoria y la actividad mental. Proporciona fósforo orgánico de un modo natural y en una forma directamente asimilable, lo que asimismo facilita el trabajo intelectual.

Los fosfolípidos de la lecitina protegen la membrana de las células hepáticas, previenen la acumulación de grasa en el hígado y lo resguardan de trastornos relacionados con abusos (de bebidas alcohólicas, tabaco, grasas, fármacos).

Los minerales altamente biodisponibles presentes en la lecitina (calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, y trazas de selenio, zinc, estroncio y cobre) hacen recomendable su utilización alimentaria y complementaria en la prevención de accidentes vasculares y reducción del riesgo de formación de trombos.

La vitamina E que la lecitina de soja contiene le confiere propiedades antioxidantes, que protegen tanto a los ácidos grasos poliinsaturados, al evitar su oxidación y la producción de radicales libres, como en general a las células del organismo. Por estimular la división celular de los tejidos, se atribuye a la lecitina de soja, por último, la renovación de los tejidos y la regeneración de las células.

La calidad y eficacia de la lecitina depende de la potencia y la composición del complejo de fosfolípidos. La más recomendable es la que contiene entre un 98% y un 99%, ya que además contiene colina fosfatidil, que es una forma bastante similar al tipo de lecitina que se encuentra en el músculo del corazón. Para conseguir esta mejor calidad de producto se deshidrata la lecitina cruda, se quita el aceite de soja y luego se mezcla; así se obtendrá una lecitina con una calidad de fosfolípidos del 98-99%, más aceite de soja y vitamina E (defensa antioxidante).

Productos comercializados con Lecitina de Soja:

Soja, lecitina

Soja, lecitina + asoc.

Carnitina

La carnitina se sintetiza a partir de los aminoácidos lisina y metionina a nivel del hígado y de los riñones en nuestro organismo, siempre que el cuerpo tenga cantidades suficientes de las vitaminas B-3, B-6 y C, además de hierro.

El 90% de la carnitina se encuentra en las células cardíacas y del músculo esquelético. También hay alimentos que son una buena fuente de esta sustancia, entre ellos: la carne, la leche, la levadura, los cacahuetes, la coliflor y el germen de trigo.

Funciones de la carnitina

Se trata de un aminoácido cuya función es movilizar la grasa acumulada en los depósitos de reserva. Colabora en el transporte de los ácidos grasos de cadena larga a la mitocondria para obtener energía. En particular fortalece el músculo cardíaco, disminuyendo el riesgo de enfermedades cardíacas. Si no tenemos carnitina las grasas no se pueden quemar y empiezan a acumularse en las células y la sangre en forma de triglicéridos y grasas.

La carnitina juega también un papel importante en convertir las grasas almacenadas por el cuerpo en energía, controlando la hipoglucemia, energetizando el corazón, y reduciendo la angina de pecho. También sirve de utilidad a personas con diabetes, enfermedades del hígado y del riñón. El corazón obtiene la mayor parte de la energía que necesita de las grasas y la transformación de éstas depende a su vez de la carnitina. Su deficiencia puede causar gravísimas alteraciones metabólicas a los tejidos del corazón, por lo que su ingestión es buena para las personas con este tipo de dolencias, además de incrementar la resistencia al ejercicio y el esfuerzo físico de éstos.

Además de colaborar en la oxidación de las grasas, la carnitina tiene también otras funciones importantes:

 

Actúa sobre el metabolismo de los aminoácidos ramificados en la desintoxicación amoniacal y en la producción de urea, áreas críticas para los deportistas profesionales.

Interviene en la producción de acetil-CoA, necesaria para fabricar acetilcolina que es un neurotransmisor cerebral.

Evita la pérdida de tejido muscular y estimula la secreción de hormona de crecimiento, ahorrando glucosa y glucógeno muscular, por lo que ayuda contra la fatiga.

 

Dosificación

La mayoría de la gente no necesita suplementos de carnitina. Para uso terapéutico, las cantidades típicas son de 1-3 gramos al día. En niños se puede utilizar la tercera parte de estas dosis.

Precauciones

La carnitina es segura, incluso cuando se ingiere junto con otros medicamentos. Sin embargo, se debe evitar ingerir los suplementos preparados con "D-carnitina" o "DL-carnitina", pues estas formaciones interfieren con la L-carnitina, por lo que pueden causar angina de pecho, dolor muscular y pérdida de la función muscular.

Deben tomarlo con precaución aquellas personas con trastornos renales o con problemas de hiperuricemia.

Productos comercializados con Carnitina:

Carnitina

Carnitina + asoc.

Notas relacionadas:L-carnitina: menos grasas, más energía.

 

 
Pronóstico
 
 
Actualidad
Investigación
El inesperado talón de Aquiles de la gripe
El equipo descubrió y caracterizó la estructura de un anticuerpo humano natural que reconoce y altera una porción de la proteína hemaglutinina (HA) que el virus usa para entrar e infectar las células.
 
Salud
Científicos cordobeses identifican un producto natural que podría ayudar en problemas de pigmentación de la piel
Compuestos aislados de una bella gardenia endémica de Nueva Caledonia, una colonia francesa del Pacífico, podrían ser la base de un medicamento para tratar trastornos de la piel sin los efectos adversos de las alternativas actuales. Así lo sugiere una investigación liderada por científicas de Córdoba.
Alfa Beta Alfa Beta Sistemas Talleres Gráficos