Navegación horizontal Página de Inicio Manual Farmacéutico Manual Farmacoterapéutico (Argentina - Chile) Obras Sociales Suscripciones On-Line Libros
 
 

VACUNACION EN SITUACIONES ESPECIALES

Existen diversas situaciones especiales en las que por diferentes motivos hay que tener presente algunas consideraciones a la hora de administrar ciertas vacunas.

Embarazo

Todas las mujeres en edad fértil deberían estar inmunizadas frente a las enfermedades más comunes que pueden suponer un riesgo durante el embarazo. La decisión de vacunar a una mujer embarazada depende de la probabilidad de contraer la enfermedad, el riesgo que esta suponga para la madre o para el feto y de los efectos perjudiciales que tenga la vacuna sobre ellos. Es preferible la administración de las vacunas a partir del segundo trimestre de embarazo.

 

• 

Las vacunas de microorganismos vivos atenuados (sarampión, rubéola, parotiditis, triple vírica, varicela, tifoidea oral, cólera oral) están contraindicadas durante el embarazo. cualquier mujer que reciba alguna de estas vacunas debe evitar el embarazo en los tres meses siguientes a la misma. No obstante, en los casos en que se haya vacunado, de forma inadvertida, a embarazadas con la vacuna de rubéola, no se ha demostrado una mayor incidencia de malformaciones o embriopatía.

• 

Como excepción, las vacunas de virus vivos antipoliomielitis oral y antifiebre amarilla se podrían administrar si el riesgo de exposición es inminente y elevado, puesto que el riesgo teórico de la vacuna es muy inferior al de la infección. En el caso de la poliomielitis, si el riesgo de contagio no es inminente (menos de 4 semanas), es preferible la vacuna antipoliomielitis parenteral.

• 

Las vacunas antitetánica y antidiftérica no sólo no están indicadas sino que están específicamente indicadas en la gestante susceptible. Se puede administrar la vacuna combinada Td.

• 

Las vacunas de microorganismos muertos o inactivados y las vacunas de polisacáridos se pueden administrar durante el embarazo utilizándose en caso de exposición inevitable o riesgo elevado (rabia, cólera, peste, etc.) o pertenencia a un grupo de riesgo en los que está indicada la vacuna (gripe, neumococo, meningococo, hepatitis A, hepatitis B, etc.) tras valoración individualizada riesgo-beneficio.

• 

La vacuna de antígeno capsular Vi altamente purificado se puede utilizar durante el periodo gestacional solo en casos de riesgo elevado.

• 

Las inmunoglobulinas, estándar o hiperinmunes, pueden administrarse cuando estén indicadas.

 

Lactancia materna

La leche materna no interfiere la respuesta inmunitaria del lactante a ningún tipo de vacuna ni siquiera a las vacunas de la polio o del rotavirus. No es necesario hacer ninguna modificación en el calendario vacunal del niño alimentado al pecho. Cuando la madre que lacta es inmunizada no existe ningún peligro para el niño, la mayoría de los virus vacunales no se excretan por la leche, solo se ha detectado el virus de la rubéola pero no supone riesgo para el lactante.

Prematuridad

Aunque la respuesta inmune a las vacunas puede estar disminuida en algunos niños pretérmino, sobre todo si pesan menos de 1500 g, se recomienda iniciar el calendario vacunal a los 2 meses de edad cronológica, como en cualquier niño. Las dosis de vacuna no necesitan ser reducidas.

La vacunación de hepatitis B en niños de peso inferior a 2000 g, nacidos de madres negativas para el Ag HBs, puede postponerse hasta que pesen más de 2000 g. o hasta que se inicie el calendario vacunal a los 2 meses de edad. Si la madre es positiva para el Ag-HBs o se desconoce su estado, el niño debe recibir en las primeras 12 horas de vida la vacuna frente a hepatitis B y la gammaglobulina hiperinmune (HBIg) sea cual fuere el peso neonatal,. Se recomienda la realización de serología postvacunal en los neonatos con peso inferior a 2000 gramos ya que algunos precisarán dosis adicionales para alcanzar niveles protectores de anticuerpos.

En prematuros que desarrollan una enfermedad respiratoria crónica se recomienda la vacunación antigripal a la familia, convivientes, personal a su cuidado, y a partir de los 6 meses de edad se les vacunará con vacuna fraccionada 0,25 (2 dosis por vía intramuscular, con un intervalo de 4 semanas).

Edad Avanzada

Las personas ancianas presentan una menor respuesta inmunitaria y una mayor susceptibilidad a las infecciones por lo que estarían principalmente indicadas las siguientes vacunas: combinada tétanos-difteria tipo adulto, antineumocócica 23-valente y antigripal.

 

 
 
 
Actualidad
Vademécum
Interacciones
Obras Sociales
Nuestros productos
Alfa Beta Alfa Beta Sistemas Talleres Gráficos