mapa del sitioalfabeta.net respondeescríbanos..actualización de archivos y otros servicios...Página de InicioManual FarmacéuticoManual Farmacoterapéutico (Argentina - Chile)Obras SocialesSuscripciones on lineLibros
alfabeta.net
 Ultima actualización: 01/09/2014
Laboratorios Ceade
Manual Farmacéutico On Line 
Nuestros Productos
Suscripciones
Libros 
Bolsa de Trabajo
Agenda Farmacéutica
Direcciones y Teléfonos Utiles
Afecciones más comunes
Clasifarma
Informes de Precios On Line
Consultas mas Frecuentes
Disposiciones de la ANMAT
Interacciones
Vacunas
Fitoterapia
Investigación de mercado
Quienes Somos
Otras Afecciones
Acné
Alopecia
Celulitis
Conjuntivitis
Constipación
Dermatitis del Pañal
Dismenorrea
Dolor de Cabeza
Dolor de Espalda
Gripe
Hemorroides
Hiperhidrosis
Obesidad
Osteoporosis
Pediculosis
Pie de Atleta
Resfrío Común
Trastornos del Sueño
Sinusitis
Urticaria
Várices
Dermatitis del Pañal

Definición
Clínica y diagnóstico
Etiología
Prevención y tratamiento
Rol del farmacéutico
Cuándo acudir al médico

DEFINICIÓN

Es una reacción inflamatoria aguda, de tipo irritativa, que se produce en la piel de los bebés en contacto con el pañal. Es uno de los problemas de la piel más frecuentes durante el primer año de vida.

CLINICA Y DIAGNÓSTICO

Clínica

La dermatitis del pañal se presenta como una erupción eritematosa en la cola y en el área anatómica que abarca el pañal. El área de piel irritada y enrojecida suele quedar delimitada por los márgenes del pañal, respetando los pliegues inguinales. No afecta otras zonas del cuerpo.

Ciertos factores, que luego se enumeran, producen una agresión continuada en la piel, se altera la barrera cutánea y se observan áreas rojas en las zonas de mayor contacto con el pañal, que pronto se erosionan y se sobreinfectan.

Si la piel no está cortada y no hay signos de infección bacteriana secundaria, puede considerarse el tratamiento. La infección bacteriana secundaria se caracteriza por la presencia de supuración y costras amarillentas. También pueden agregarse infecciones micóticas secundarias, producidas por un hongo (Candida) y en este caso están comprometidos los pliegues de la región inguinal apareciendo también otros tipos de lesiones agregadas. Se observan pápulas y pequeñas lesiones rojas cerca del área afectada.

Es importante la consulta inmediata al pediatra y eventualmente al dermatólogo infantil para diagnosticar las distintas causas de esta afección, ya que la distribución y tipo de lesiones en la piel son útiles para establecer un correcto diagnóstico y tratamiento.

Diagnóstico

A veces es complicado para el pediatra, ya que la dermatitis del pañal puede confundirse con otras afecciones, como ser la dermatitis seborreica, dermatitis atópica, dermatitis alérgica de contacto, psoriasis, etc.

ETIOLOGÍA

Entre los factores que contribuyen a la dermatitis se encuentran:

• El exceso de humedad, fricción, oclusión y la elevada temperatura de la zona por el contacto prolongado con la orina y la materia fecal, lo que produce irritación y maceración de la piel del bebé. Cuando en la piel están presentes la orina y la materia fecal, una enzima denominada ureasa fecal separa el amoníaco que compone la urea, lo que aumenta el pH de la piel y se activan la lipasa y proteasa fecales, que irritan la piel.
• También participa la flora microbiana, especialmente la levadura Candida albicans.
• Uso de pañales ajustados, no anatómicos, confeccionados con materiales que impiden la correcta respiración de la piel del bebé.
• Cambio de pañales poco frecuente.
• Uso de bombachas de goma.
• Uso de perfumes, cremas y talcos no formulados especialmente para la delicada piel del bebé, que pueden provocar irritación.
• Alimentación: se demostró que los bebés alimentados a pecho presentaban un pH fecal menor y la lipasa y proteasa estaban disminuidas, por lo que la incidencia de dermatitis era menor.
• A veces puede producirse durante un brote de diarrea, cuando la piel está enrojecida y dolorida.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Prevención

• Uso de pañales descartables de celulosa, transpirantes y no oclusivos, que ayudan a reducir la irritación.
• No ajustar demasiado los pañales.
• Cambiar los pañales frecuentemente.
• Para la higiene diaria, se recomienda limpiar la cola del bebé con óleo calcáreo o aceite común. No limpiarla con agua y jabón, excepto en el momento del baño.
• Evitar el uso de bombachas de goma o de plástico, ya que fomentan el calor y la maceración.
• Es importante dejar la cola del bebé unos minutos al aire libre luego de limpiarla y secarla con una tela suave.
• El pañal debe ser cómodo y estar diseñado para disminuir el roce.

Consejos para limpiar y cuidar la piel del bebe

• La piel de un bebé sano está mejor hidratada que la del adulto, por lo que, en realidad, no necesita cuidados especiales sino que es suficiente con la higiene periódica de la cara y las manos, así como el baño diario.
• Se recomienda usar jabones de baño no iónicos o aniónicos muy suaves, neutros, para disminuir su acción irritante sobre la piel. Actualmente, la mayoría de los tensioactivos utilizados son anfóteros.
• No es necesario utilizar perfumes, ya que los bebés no poseen glándulas apocrinas activas y no huelen mal. Pero si se quiere usar una colonia, al menos debe ser muy suave y de escaso o ningún grado alcohólico, con esencias libres de productos irritantes. Aplicarla preferentemente sobre la ropa o el cabello, evitando el contacto con la piel y las mucosas.
• La piel de los bebés es muy frágil y susceptible de irritaciones e infecciones, especialmente en la zona del pañal y con mayor incidencia entre los 7 y 9 meses de edad. La dermatitis del pañal depende de la limpieza y sequedad de la zona; por eso, lo importante es cambiarlos con mucha frecuencia para evitar la maceración e irritación cutánea. Para algunos, es suficiente hacerlo 5 veces al día, para otros, entre 8 y 10 veces. Lo importante es que el bebé NO esté mojado. Los pañales descartables presentan el inconveniente de la retención de los líquidos en contacto con la piel y el aumento de la temperatura local, creando un microclima que favorece las infecciones por oclusión. Por eso debe elegirse el pañal adecuado para cada sexo y edad, confeccionado con materiales muy absorbentes que permitan retener los líquidos pero que no contacten con la piel.
• En cada cambio de pañales, se procederá a la limpieza de la zona, cuidando de limpiar meticulosamente la zona perianal y genital, no olvidando los pliegues y secando cuidadosamente toda la zona. Luego del cambio del pañal y de la limpieza de la zona, deben aplicarse emolientes no hidrosolubles que protejan la delicada piel del bebé de la orina y la materia fecal.
• Lo importante es que estos productos se apliquen homogéneamente, en pequeña cantidad y evitando su acumulación en los pliegues, porque si esto sucede, en vez de protegerlos los macera más.
• Los polvos de talco también se utilizan, por su capacidad de absorber la humedad, pero tienen el inconveniente de que se contaminan fácilmente.

Tratamiento

La dermatitis del pañal puede tratarse con sustancias protectoras de la piel, como el óxido de zinc, que actúa como barrera, y sustancias hidratantes y emolientes, como las vitaminas y otros compuestos, entre ellos, los antisépticos. Estas sustancias pueden estar combinadas en un solo producto.

El tratamiento de la dermatitis también puede realizarse con corticoides en crema, de baja potencia.

Si presenta además una sobreinfección debida a hongos o bacterias, debe realizarse el tratamiento tópico adecuado. En el caso de los hongos se indican productos antimicóticos, preferentemente que contengan derivados imidazólicos. De ser necesario, se administrará alguna medicación por vía oral.

Cuando existe una dermatitis establecida, es de gran ayuda quitar el pañal y dejar la piel al aire libre el mayor tiempo posible.

En el mercado, se encuentran disponibles las siguientes formulaciones para tratar la dermatitis del pañal:

• Oxido de zinc. Crema y polvo.

Alivia la irritación, estimula la cicatrización y protege la piel de la dermatitis producida por el uso de pañales. Ayuda a prevenir la dermatitis del pañal mediante el uso diario, especialmente en horario nocturno, cuando la exposición a la humedad del pañal es más prolongada.

• Oxido de zinc-Aceite de hígado de bacalao-Alantoína-Cloruro de benzalconio. Pomada.

Emoliente y protector dermatológico. Para casos de irritación, sarpullido, escaldaduras y/o paspaduras. Nutre la piel, dejando una barrera protectora sobre la misma, evitando infecciones y paspaduras.

• Oxido de zinc-Acido bórico-Benzocaína-Cloruro de benzalconio-Vitamina A. Crema.

• Oxido de zinc-Acido bórico-Diiodohidroxiquinolina-Propionato de sodio-Undecilenato de zinc. Polvo.

Cicatrizante. Antiséptico.

• Oxido de zinc-Acido bórico-Vitamina A (proveniente de aceite de hígado de peces, incluyendo 2% de aceite de hígado de bacalao). Pomada. Protector dérmico, regenerador de tejidos, cicatrizante.

• Oxido de zinc-Acido salicílico-AlcodermMR-Propionato de sodio-Undecilenato de zinc. Crema y polvo.

Cicatrizante. Epitelizador. Antimicótico. Antimicrobiano. Antiinflamatorio.

• Oxido de zinc-Alantoína. Polvo.

Absorbe la humedad y transpiración de la piel del bebé. Suaviza la piel. Ayuda a prevenir paspaduras y sarpullidos estivales.

• Oxido de zinc-Extractos vegetales. Emulsión.

Higiene del cuerpo y la cola del bebé, preventivo de la dermatitis del pañal.

• Aceite de hígado de bacalao-Acido bórico-Cloruro de bencetonio-Vitamina A-Vitamina D. Pomada.

Cicatrizante, regenerador de tejidos, además de poseer una acción antiséptica.

• Aceite de siliconas-Clorhidroxialantoinato de aluminio. Polvo.

Acción protectora. Suavizante. Astringente. Cicatrizante. Desodorante. Antitranspirante. Hidrorrepelente.

• Acido bórico-Hidrocortisona-Vitamina A (proveniente de aceite de hígado de peces, incluyendo 2% de aceite de hígado de bacalao). Pomada.

Antiinflamatorio, cicatrizante, antialérgico.

• Vitamina A. Crema.

Protege, vitaliza y tonifica la piel manteniendo el trofismo normal. Acción protectora.

• Vitamina A-Vitamina D-Neomicina. Crema.

Antibiótico, germicida y cicatrizante. Regenerador y revitalizador de los tejidos.

LO QUE EL FARMACÉUTICO DEBE SABER

Puede aconsejar sobre el tratamiento y las medidas de prevención. Lo que el farmacéutico debe saber:

• Características de la afección: si la piel está enrojecida, cortada o presenta signos de infección.
• Si el problema se presentó anteriormente y, si es así, qué medidas se tomaron.
• Debe considerar la posibilidad de una reacción alérgica ante un componente de un producto tópico, principalmente si la dermatitis ha empeorado.
• Si se utilizaron productos, cuál es su composición y su efectividad.

CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO

Cuándo acudir al médico

• Si se sospecha que el bebé sufre de una infección bacteriana secundaria, ya que podrían necesitarse antibióticos o antimicóticos sistémicos o tópicos.
• Si el bebé con dermatitis no responde bien a los cuidados y al tratamiento con productos.
• Si la afección dura más de 2 semanas, dependiendo de la naturaleza y gravedad de la dermatitis.
• En casos de piel cortada o dermatitis intensa.
• Si están afectadas otras zonas del cuerpo.
• Si el bebé cambia de carácter a causa de la irritación en la zona del pañal, es importante la consulta al pediatra.

Alfabeta SACIFyS · Melián 3136 · (C1430EYP) · Ciudad de Buenos Aires · Argentina · Tel (5411) 4545-2233 · Mail: info@alfabeta.net
sistemas de gestión farmacéutica
El contenido de este sitio está protegido por el derecho de propiedad intelectual, encontrándose prohibida su reproducción y distribución total o parcial por el medio que sea.