mapa del sitioalfabeta.net respondeescríbanos..actualización de archivos y otros servicios...Página de InicioManual FarmacéuticoManual Farmacoterapéutico (Argentina - Chile)Obras SocialesSuscripciones on lineLibros
alfabeta.net
 Ultima actualización: 22/10/2014
Laboratorios Ceade
Manual Farmacéutico On Line 
Nuestros Productos
Suscripciones
Libros 
Bolsa de Trabajo
Agenda Farmacéutica
Direcciones y Teléfonos Utiles
Afecciones más comunes
Clasifarma
Informes de Precios On Line
Consultas mas Frecuentes
Disposiciones de la ANMAT
Interacciones
Vacunas
Fitoterapia
Investigación de mercado
Quienes Somos
Otras Afecciones
Acné
Alopecia
Celulitis
Conjuntivitis
Constipación
Dermatitis del Pañal
Dismenorrea
Dolor de Cabeza
Dolor de Espalda
Gripe
Hemorroides
Hiperhidrosis
Obesidad
Osteoporosis
Pediculosis
Pie de Atleta
Resfrío Común
Trastornos del Sueño
Sinusitis
Urticaria
Várices
Sinusitis

Definición
Clínica y diagnóstico
Etiología
Prevención y tratamiento
Rol del farmacéutico
Cuándo acudir al médico

DEFINICIÓN

Es una enfermedad que se debe a infección de uno o más de los senos paranasales. Estos, son cavidades huecas que se encuentran en la delantera de los huesos de la cara y las funciones que cumplen son calentar, humedecer y filtrar todo el aire que penetra en ellas, mejorar la resonancia de la voz y disminuir el peso del cráneo. Existen varios tipos de senos paranasales: frontales, maxilares, etmoidales y esfenoidales.

La sinusitis puede ser aguda o crónica.

CLINICA Y DIAGNÓSTICO

Clínica

Uno de los síntomas principales es dolor en la zona inflamada, que se intensifica al agachar la cabeza o al acostarse. Si la zona implicada está en los senos frontales, hay dolor de cabeza en la parte anterior de la misma; si está en los senos maxilares hay molestias semejantes al dolor de dientes y cefalea, si el área inflamada es la etmoidal, hay dolor detrás de los ojos, y por último, si el dolor se ubica en los laterales de la cabeza, la zona inflamada es la esfenoidal.

Puede haber tos, fiebre y escalofríos. Es muy común la presencia de moco verdoso en la zona nasal, como también drenaje posterior y sensación de mal sabor.

• SINUSITIS AGUDA: es causada por infección bacteriana, a menudo polimicrobiana, y generalmente ocurre como complicación luego de un fuerte resfrío. Puede permanecer por más de 30 días. Se presenta con cefalea, secreción mucopurulenta y fiebre. Puede aparecer sangrado de nariz (epistaxis), tos, falta de olfato (hiposmia), dolor al masticar, afonía y malestar general.

• SINUSITIS CRONICA: puede producirse por infección bacteriana o fúngica, pero también puede deberse a una enfermedad crónica similar al asma bronquial. Hay secreción post-nasal purulenta, congestión y cefalea. Otros síntomas que presenta son tos, halitosis y rinorrea crónica.

Diagnóstico

Para tener un diagnóstico se deberá realizar tanto un examen clínico como físico. El examen clínico consiste en visualizar la zona afectada, presentándose una mucosa nasal roja, edematosa y con secreción mucopurulenta.

El examen físico se realiza, sólo como complemento, cuando se trata de una sinusitis crónica o recidivante. Se utilizan técnicas radiográficas y tomografía computada para visualizar anatomía y contenido de los senos paranasales y poder descartar posibles pólipos u otra alteración estructural.

Se necesita también una prueba cutánea para alergia, y una determinación cuantitativa de inmunoglobulina, ya que puede haber anormalidades en este sistema y traer como consecuencia una sinusitis crónica.

ETIOLOGÍA

La infección se puede producir por:

1. Obstrucción del orificio de entrada al seno: como pólipos, un tumor, cuerpos extraños o anomalía anatómica.

2. Reducción de la actividad ciliar: fibrosis quística y rinitis aguda vírica o alérgica.

Los microorganismos que causan sinusitis son:

• Streptococcus pneumoniae
• Haemophilus influenzae

Estos 2 microorganismos, en forma aislada o conjunta, son responsables de hasta el 70% de los casos de esta infección.

Les siguen:

• Moraxella catarrhalis
• Staphylococcus pyogenes
• Staphylococcus aureus

También se encuentran en un bajo porcentaje microorganismos anaerobios.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

Prevención

Aquellas personas con alergias deben reducir su sensibilidad ya que son más susceptibles a tener este tipo de infección, y deben evitar:

• humo del tabaco
• smog
• olores fuertes
• polvo doméstico
• desodorantes de ambiente

También se deben prevenir, en épocas invernales, los resfríos, y evitar así la obstrucción de los conductos nasales para un buen drenaje.

Tratamiento

El tratamiento debe estar orientado a proveer un adecuado drenaje de los senos paranasales y a la erradicación de la infección local y/o sistémica.

Las infecciones de los senos paranasales generalmente requieren de una combinación de medicamentos. Además de un antibiótico adecuado cuando se ha demostrado que la sinusitis está relacionada con una infección bacteriana, se puede recetar una medicina para mantener abiertos los conductos de drenaje de los senos, reduciendo la obstrucción y controlando la alergia. Este medicamento para abrir el drenaje puede ser un descongestionante, mucolítico o un corticoide en aerosol nasal. Los antihistamínicos, cromoglicato y esteroides tópicos (atomizados en la nariz) ayudan a controlar la alergia y la inflamación.

El tratamiento a largo plazo para controlar y reducir la sensibilidad alérgica puede ser efectivo para prevenir el desarrollo de sinusitis en personas con alergias. Este tratamiento puede incluir inmunoterapia, medicamentos anti-inflamatorios, descongestionantes, y medidas de control ambiental. El uso preventivo de dosis bajas de antibióticos y medicamentos para el drenaje de los senos durante épocas de gran susceptibilidad, por ejemplo, invierno, también pueden prevenir la ocurrencia de la sinusitis.

Una variedad de tratamientos mecánicos, no médicos, pueden ser válidos. Estos incluyen inhalaciones de vapor, aumentar el consumo de líquidos, bolsas calientes y aerosol de solución salina que se vende sin receta. En algunos casos de obstrucción de los conductos de drenaje, se sugiere acudir al otorrinolaringólogo.

Los antibióticos de elección en la sinusitis, tanto aguda como crónica, son la ampicilina y la amoxicilina; sin embargo, las bacterias productoras de (-lactamasa son un problema constante. Son alternativas válidas la amoxicilina-clavulánico, el cefaclor, el trimetoprim-sulfametoxazol, la cefuroxima, la eritromicina-sulfizoxazol y clindamicina.

La duración del tratamiento de la sinusitis aguda debe ser de al menos 10-14 días y la de la sinusitis crónica de 3-4 semanas. Los tratamientos de apoyo para reducir el edema tisular y aliviar la obstrucción de los orificios sinusales, comprenden la administración de descongestivos orales y corticosteroides tópicos.

En los pacientes con rinitis alérgica, la combinación de descongestivos y antihistamínicos puede contribuir a reducir las secreciones. En algunos casos, se usan descongestivos nasales tópicos durante 2-3 días, seguidos de esteroides nasales tópicos, ya que los descongestivos tópicos a largo plazo pueden originar rinitis medicamentosa. En algunos pacientes con obstrucción nasal significativa y pólipos nasales, se requiere un breve ciclo de prednisona de 7-10 días.

Se necesita consulta quirúrgica en los casos de sinusitis aguda complicada, sinusitis insensible a la terapéutica médica enérgica y sinusitis crónica recidivante (más de cuatro episodios al año). Las intervenciones quirúrgicas deben ir seguidas de tratamiento médico, que comprende el uso de corticosteroides tópicos para minimizar la reaparición de pólipos nasales.

• SINUSITIS AGUDA

El tratamiento de la sinusitis aguda primero debe ser conservador: reposo en cama, abundantes líquidos, ambiente húmedo, analgésicos o antipiréticos y el antibiótico de elección según el caso. Se utilizan diversos antibióticos de primera y segunda líneas, así como alternativos. Se realiza una valoración integral del tratamiento para comprobar la curación, mejoría o recaída del paciente, según cada caso. Si el paciente no responde al tratamiento médico hay alternativas quirúrgicas y la intervención más frecuente es la cirugía endoscópica de senos paranasales. Este procedimiento lo realiza el otorrinolaringólogo.

• SINUSITIS CRONICA

Una vez determinada la probable causa de fiebre o malestar e hiporexia, se elige el tratamiento a instaurar. Como se trata de un padecimiento de varias semanas de evolución, es muy probable que se haya administrado un gran número de medicamentos; pensar en un primer grupo de antibióticos -como penicilina o amoxicilina- carece de utilidad, por lo que se debe pasar a un segundo grupo y administrar un medicamento confiable como trimetoprim con sulfametoxazol o cefalosporina de segunda generación. Si no hay respuesta, se administra amoxicilina más ácido clavulánico y si persiste la infección se prueban cefalosporinas de tercera generación, que deben emplearse durante el tiempo adecuado y a dosis suficientes.

LO QUE EL FARMACÉUTICO DEBE SABER

• tiempo de evolución de la infección
• si es una persona alérgica
• si es asmática
• sintomatología, como cefalea, dolores oculares, congestión nasal, etc

El farmacéutico puede aconsejar sobre los distintos tratamientos para la sinusitis e indicar el uso correcto de los mismos, como por ejemplo el empleo de sprays nasales, para conseguir un buen beneficio. También debe conocer si el paciente está tomando otro tipo de medicación, tanto recetada por su médico, o sin prescripción y si anteriormente ha probado alguna otra medicina para aliviar los síntomas.

Debe prestar atención a los efectos que producen ciertos antihistamínicos combinados con otros medicamentos (pueden producir somnolencia), y tipos de antibióticos.

CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO

Debe acudir al médico si se presenta:

• fuertes dolores de cabeza y oculares
• una respiración realizada con dificultad
• ataques de asma
• sangrado de nariz
• fiebre alta
• algún tipo de reacción alérgica o efecto adverso a compuestos destinados al tratamiento
• Si no se observa mejoría de los síntomas en 5 días, para poder realizar alguna terapia alternativa.
• Ante la aparición de complicaciones. La más frecuente en los niños es la celulitis ocular; también puede haber disminución de la motilidad del globo ocular. Las complicaciones intracraneales se deben a la extensión de la infección por vía venosa o a través de áreas necróticas de osteomielitis frontal. Se pueden producir meningitis y trombosis séptica del seno paranasal.

Alfabeta SACIFyS · Melián 3136 · (C1430EYP) · Ciudad de Buenos Aires · Argentina · Tel (5411) 4545-2233 · Mail: info@alfabeta.net
sistemas de gestión farmacéutica
El contenido de este sitio está protegido por el derecho de propiedad intelectual, encontrándose prohibida su reproducción y distribución total o parcial por el medio que sea.