Navegación horizontal Página de Inicio Manual Farmacéutico Manual Farmacoterapéutico (Argentina - Chile) Obras Sociales Suscripciones On-Line Libros
 
 

INMUNIDAD

La inmunidad es un estado de resistencia del organismo frente a determinadas sustancias o seres vivos que lo agreden. Se inicia después del primer contacto con los mismos y el resultado es la transformación del organismo de susceptible en inmune. Cuando los antígenos pertenecen a los agentes infecciosos, la inmunidad coloca al organismo en una situación de defensa frente a éstos y a las enfermedades que causan.
El ser humano cuenta con un sistema altamente diferenciado y complejo para desarrollar la inmunidad. No obstante, éste puede ser vulnerado.

Constitución del sistema inmunitario:

El sistema inmunitario está compuesto por órganos, células y moléculas:

Órganos del sistema inmunitario: 

• 

Centrales: Médula ósea y timo.

• 

Periféricos: Amígdalas, adenoides, ganglios linfáticos, bazo, placas de Peyer, vasos linfáticos.

 

Células del sistema inmunitario: 

• 

Células linfoides: linfocitos B y linfocitos T (CD4 y CD8), células NK.

• 

Células mieloides: macrófagos, polimorfonucleares (PMN), células natural killers (NK).

 

Moléculas del sistema inmunitario:

• 

Acciones inespecíficas: Sistema de complemento, interferón, interleucinas, sustancias bactericidas.

• 

Acciones específicas: inmunoglobulinas, receptor de células T, complejo mayor de histocompatibilidad.

 

Tipos de inmunidad:

 

• 

Natural: corresponde a las barreras de protección generales (piel, mucosas, saliva, etc.) y no responde a estímulos específicos.

• 

Adquirida: es la que se obtiene por medio de un proceso estímulo-respuesta (antígenos). Puede ser Activa o Humoral, cuando el organismo produce sus propios anticuerpos o Pasiva, cuando recibe anticuerpos ajenos formados en otro organismo o huésped.

 

Humoral: mediada por anticuerpos, el proceso se inicia y desencadena cuando el antígeno es captado por los macrófagos y mediante un mecanismo complejo y activo concluye con la producción de las inmunoglobulinas, que son los anticuerpos; son de naturaleza glicoproteica (inmunoglobulina A, M, G, D, y E). A este primer proceso le sucede un segundo proceso, la memoria inmunológica, que es la perduración memoriosa que guarda el sistema inmunológico para repetir el primer proceso cuando nuevamente el organismo entre en contacto con ese antígeno. De esta manera la inmunidad humoral activa, o respuesta inmune mediada por anticuerpos, tiene dos manifestaciones: una es la producción de inmunoglobulinas y la otra es la memoria inmunológica.

Pasiva: el organismo recibe anticuerpos preformados en otro organismo huésped. (IgG). Puede producirse en forma espontánea, cuando hay pasaje de anticuerpos de la madre al hijo por vía transplacentaria o durante la lactancia.

Las inmunoglobulinas se administran también en forma artificial cuando se inoculan por vía intramuscular o endovenosa. Las de uso intramuscular actúan alrededor de 2 ó 3 días después de haber sido recibidas por el organismo. Las intravenosas lo hacen a las pocas horas de ser aplicadas.

Antígenos: Se entiende por antígeno (Ag) a la "sustancia que, una vez que ha penetrado al organismo, tiene la capacidad de inducir una respuesta inmunitaria detectable" (por ejemplo: moléculas tóxicas = toxinas; microorganismos como bacterias, virus, etc. o partes constitutivas de la membrana o soma de los mismos; sustancias inmunogénicas = vacunas; y células extrañas al organismo).

El organismo, al contar con antígenos, responde gracias a la habilidad propia del sistema inmunitario, con especificidad, generando anticuerpos o células defensivas que tienen ulteriormente la función de bloquearlos.

Anticuerpos: Son sustancias de naturaleza proteica propias del organismo. Son producidos por las células plasmáticas del sistema inmunitario ante el estímulo que provoca el antígeno. Tienen la función de reconocer ulteriormente a dicho antígeno y de combatir contra éste para bloquear su acción.

Los anticuerpos son básicamente globulinas (Ig) porque intervienen en el proceso inmunitario. Debe aclararse que todos los anticuerpos son inmunoglobulinas, pero no todas las inmunoglobulinas son anticuerpos.

Cuando las Ig se combinan con el antígeno bloqueando su acción, lo hacen por diversos mecanismos:
a) Neutralizando, en las toxinas, sus células antifagocitarias, con lo cual se hace posible la fagocitosis de las mismas.
b) Inhibiendo la combinación de los virus con las células, con lo cual se evita que las penetren y repliquen dentro de ellas o destruyendo al virus en forma directa.
c) Recubriendo las bacterias, haciéndolas más atractivas para los polimorfos nucleares y los macrófagos y favoreciendo de esta forma su captación y destrucción.

 

 
 
 
Actualidad
Vademécum
Interacciones
Obras Sociales
Nuestros productos
Alfa Beta Alfa Beta Sistemas Talleres Gráficos